El PERITO

El trabajo de un perito judicial debe estar regido por estos 5 principios: independencia, imparcialidad, objetividad (su testimonio es subjetivo, pero debe de estar fundamentado en pruebas y datos objetivos), veracidad y responsabilidad. Si incumpliera cualquiera de estos principios, su testimonio sería declarado inválido, y además podría enfrentarse a consecuencias penales.

Asimismo, el perito judicial asumirá el secreto de confidencialidad para preservar la privacidad (los datos personales y cualquier otra información de carácter sensible) de las personas implicadas en el proceso judicial.

 

¿Qué es un peritaje judicial?

El primer y más importante objetivo del perito, y el punto de partida de todo su trabajo, será el peritaje judicial, que comprende tanto la investigación y análisis como la valoración profesional. De cara a la elaboración del informe pericial habrá de hacer acopio de todas las pruebas que obren en su poder: Información de testigos, e-mails, fotos, grabaciones, partes médicos, etc., que además servirán para fundamentar su opinión de experto ante el juez.

 

Aquí hacemos hincapié en que, al tratarse de un medio de prueba como parte de un proceso jurídico, requiere del conocimiento de aspectos legales que permitan desarrollar la labor de la manera óptima y acorde a las necesidades y demandas de cada situación.

 

FUNCIONES DEL PERITO JUDICIAL

Como hemos visto, la principal función del perito judicial consiste en proporcionar un análisis técnico e independiente sobre unos hechos y pruebas objetivas que ayuden al tribunal a dictar un veredicto justo. Esto es especialmente útil y necesario en conflictos que requieren conocimientos científicos o técnicos especializados de los que el juez carece.

 

Entre las atribuciones y competencias del perito judicial estarán:

*Reunir pruebas a partir de unos hechos concretos.

*Analizarlos de forma objetiva aplicando su experiencia y conocimientos para su interpretación.

*Resolver las dudas del juez o de los abogados sobre aspectos técnicos y complejos de la materia tratada.

*Rebatir los informes de otros peritos (contrapericiales).

*Defender su informe en la sede judicial.

Con toda la información recopilada el perito elaborará un informe o dictamen pericial, que es una pieza clave dentro de cualquier proceso, ya que tiene validez como prueba judicial. Este informe no sólo debe contener la opinión bien fundada del profesional, sino también las conclusiones a las que llegó tras investigar y analizar los hechos.

 

A pesar de lo expuesto, en España la figura del perito judicial no está regulada legalmente; es decir, no existe una definición legal. No obstante, el artículo 340.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) sí nos ofrece una noción elemental sobre lo que es un perito judicial:

 

Si eres un particular o un abogado y necesitas de los servicios de un perito judicial para un caso de error judicial, un juicio pendiente o para abrir un expediente archivado, puedes contactarnos y estudiaremos tu caso. Contamos con experiencia y eficiencia contrastadas. www.juiciosjusto .es / www.justiciajusta.es